MUSEO DEL COMERCIO, REUNE LA HISTORIA DEL COMERCIO Y LA INDUSTRIA SALMANTINA

Colaboración e institución “amiga”, el Museo del Comercio se ha convertido en testigo privilegiado en el recorrido de nuestra estación de penitencia del Domingo de Ramos y lugar especial donde se realiza (siempre y cuando se conceda) el acto del indulto.

Desde estas líneas, queremos animar y potenciar su visita, que se puede acceder todos los días de la semana gratuitamente, salvo las visitas guiadas, para grupos de personas, que tienen un precio de 1,5 euros. El horario es de martes a sábado de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas y domingo y lunes de 10:00 a 14:00.

 

 

Os dejamos un reportaje, cortesía de salamanca24horas.com, sobre el Museo que es digna de leer y apreciar.

Ubicado en el antiguo depósito de agua, el Museo del Comercio de Salamanca recoge la historia del comercio y la industria salmantina. Inaugurado en 2006, también está concebido como un gran foco cultural, por lo que además alberga diferentes actividades como conferencias, talleres o conciertos de jazz

El Museo del Comercio de Salamanca se inauguró en 2006, pero la idea de hacer este espacio es anterior, y data de la década de 1990, cuando el Ayuntamiento, la Cámara de Comercio y varios empresarios de la ciudad decidieron promocionar esta idea. Los primeros visos se dan en esa misma década, cuando la Cámara de Comercio realizó cuatro exposiciones que, además, también sirvió para recoger diversas piezas que hoy en día forman parte del Museo del Comercio.

 

El edificio donde se sitúa el Museo tiene mucha historia detrás. En sus inicios, allá por 1870, fue construido para albergar un depósito de agua gracias a un plan de modernización de la ciudad de Salamanca, que decidió captar aguas del río Tormes y repartirlas por el resto de la ciudad desde la ubicación del Museo del Comercio. Años más tarde, cuando quedó obsoleto, se decidió utilizar para varias actividades, hasta que pasó a pertenecer a las dependencias del cuerpo de bomberos.

Como explica a SALAMANCA24HORAS el director del Museo desde 2006, Miguel García-Figueroa, el edificio intenta mantener la estructura original del depósito de agua, aunque hay zonas donde no se ha podido conservar, como la entrada, que debido a su mal estado de conservación tuvo que ser reconstruida. Otras zonas, como las bóvedas de ladrillos de todo el Museo, también han sido reformadas, retirando la capa de mortero hidráulico que las recubría y que estaba destinada para que no filtrase agua, dejándolas en ladrillo visto debido a su función decorativa.

 

El Museo del Comercio alberga dos exposiciones permanentes. Una de ellas está destinada a la historia del comercio salmantino y su evolución a lo largo del tiempo, desde épocas más antiguas hasta la actualidad. Esta exposición comienza con un pequeño documental donde se recoge los inicios de  Salamanca como mercado, y después podemos visitar un gran mapa de España con las rutas que seguían los romanos, ver un mapa con la evolución de las zonas de comercio en Salamanca, disfrutar de antiguos instrumentos de trabajo y recreaciones de talleres de artesanos salmantinos o herramientas utilizadas por grandes empresas charras a lo largo de su historia, entre otras muchas piezas.

La otra exposición permanente se llama ‘Los sonidos del ayer’, y en ella podemos ver la antigua colección de radios de Agustín de Castro, que antiguamente estaba situada en el Mercado de San Juan pero que desde la remodelación de este se trasladó al Museo del Comercio. Así, se puede recorrer la historia de la radio desde sus orígenes e ir viendo cómo ha evolucionado, tanto los modelos de los aparatos como los sonidos o el concepto de radio, y también se pueden escuchar los sonidos históricos más míticos de la radio española, como el fallido golpe de estado del 23-F narrado por la Cadena SER o el gol de Zarra en el Mundial de 1950 narrado por Matías Prats.

 

Pero el Museo del Comercio no se reduce solamente a esas exposiciones, sino que también acoge varias exposiciones temporales para las que tienen habilitadas diversas salas, o se organizan otras muchas actividades y talleres a lo largo del año, como explica su director. Parte de esas actividades están recogidas en el programa estival del Museo, que se inicia ya en el mes de junio. Esa programación comenzará este año con un campus tecnológico a finales de junio, y después los más pequeños podrán disfrutar de una actividad de ‘packaging’.

Miguel García-Figueroa también explica que el Museo colabora mucho con el barrio, realizando diversas actividades, y además se realiza un ciclo de conferencias anual sobre la historia del comercio y la industria de Salamanca, que cuenta con varios profesores tanto de la Universidad de Salamanca como de la Universidad Pontificia, y se publican los llamados ‘Cuadernos del Museo del Comercio’ donde se recogen historias de negocios salmantinos. A todo ello se le suman diversos conciertos, sobre todo de jazz, que acoge el Museo a lo largo del año.

Todas estas actividades variadas se pueden disfrutar porque, como recuerda el director, el Museo del Comercio está entendido “como un foco cultural”, y que siempre que reciben una propuesta cultural que es económicamente viable la intentan programar, aunque no estén relacionadas estrictamente con el comercio.

 

Así, este verano hay actividades desde mediados del mes de mayo, coincidiendo con el ‘Día de los Museos’, que es el 18 de mayo. Al día siguiente, el Museo albergará un concierto de jazz con la Asociación ‘Alamisa’, y el mes de junio estará dedicado tanto a las fiestas patronales del barrio como al campus tecnológico, que está organizado junto a una empresa de León. Durante los meses de julio y agosto, los talleres están dedicados al ‘packaging’, consistente en darle importancia al envoltorio de los productos.
La didáctica es también muy importante para el Museo del Comercio. Miguel García Figueroa comenta que casi todos los colegios de Salamanca visitan el Museo, que está muy orientado hacia los escolares, y a los que se les realiza una visita muy amena, donde buscan su participación, por lo que los disfrazan de comerciantes de la época y les hacen diversos juegos para “que se metan en el papel”. El Museo también es visitado por diversas academias de español, que llevan a sus alumnos, y en verano hay programadas visitas con los campamentos de verano y talleres anuales, de temática variada, para los más pequeños.

 

El Museo del Comercio también colabora puntualmente con otros museos, como el Museo de la Historia de la Automoción, que les ha cedido piezas, o con otras instituciones, como con la Universidad de Salamanca o la Universidad Pontificia.
El Museo de Comercio depende de la empresa ‘Turismo, Comercio y Promoción Económica de Salamanca’, que pertenece al Ayuntamiento. Así pues, es el Consistorio el que sufraga al Museo. Además, la colaboración con la Cámara de Comercio se mantiene, ya que muchas de las piezas que se pueden disfrutar están cedidas por ellos. Con los empresarios charros se tienen colaboraciones puntuales, también con la donación o deposición de ciertas piezas.

A largo plazo, el Museo tiene previsto reestructurarse, actividad que ya han comenzado. Como recuerda Miguel García-Figueroa, esta reestructuración requiere mucho esfuerzo, ya que después de 11 años “hay muchas cosas que cambiar”, ya que la idea expositiva del Museo ha evolucionado con el tiempo. Por ello, se está invirtiendo bastante tiempo en reformar las exposiciones, con el objetivo de que en el futuro ambas estén relacionadas. Así, este año, como confirma el director, está siendo “un año de reconversión para el Museo del Comercio” y, que el año que viene, el Museo tendrá cosas nuevas.

 

Esperemos que sea de vuestro agrado la información. Un saludo a tod@s.

 

2017-05-03T07:42:59+00:00

Deje su comentario